Scudetto 2013-14

    Campeones de Italia. Una vez más. Y, de nuevo, por tercera vez consecutiva.

    Las hazañas de la Juventus de Antonio Conte hacen añicos récords y la colocan de pleno derecho en el empireo del fútbol italiano alcanzando la meta  que sólo han logrado cuatro equipos en casi un siglo de historia de la primera división. Y hay más.

    En una temporada la Juventus ha pulverizado implacable todos los registros: 30 victorias, 17 seguidas en casa - inexpugnable - y 12 victorias consecutivas en primera división, ocho de las cuales sin encajar un sólo gol. Sin embargo, estos son sólo números, que entregaran a la posteridad la historia de una infalible máquina de fabricar goles y espectáculo, pero que no explican las carreras de Vinovo; la fatiga; la determinación en las miradas antes de que el árbitro dé la señal; los aplausos en dirección de las gradas, empapados en sudor, y las carreras bajo la lluvia gritando sus 'gracias' a los aficionados blanquinegros.

    Hay uno, sin embargo, que más que cualquier otro representa perfección e integridad. El tres, como las ligas  consecutivas ganadas por la Juventus.

    El mantra de Conte.

    Su obra maestra es triple: física, táctica y mental. La tercera Juve de Conte tiene en su ADN la misma pasión tórrida de su entrenador y en la cancha una organización exacta como un reloj suizo. La Juventus campeona de Italia por tres veces consecutivas es fría, implacable, una máquina construida científicamente para ganar.

    El tercer título  resume y destaca al infinito todos los aspectos positivos de los dos triunfos anteriores.

    El primero fue un abordaje, sin prisioneros: ganamos con empuje, con la voluntad de volver a ser los orgullosos amos de la liga contra todos los pronósticos, invictos, para mirar a todos desde arriba y preguntar: " y ahora qué ...? "

    El segundo fue el de la madurez, de la defensa impenetrable, y por poco no cayó también el 5 de mayo, dulce día.

    El último título es una confirmación. El tercero - en palabras de Conde - era una obligación. Porque no es nuestra costumbre faltar a las citas con la gloria.

    32 títulos de Liga, tres seguidos. La primera y última vez blanquinegra había sido en los años 30: la Vieja Señora de Combi, Caligaris, Felice Borel II y Munerati, imparable en la segunda ronda como la de Antonio Conte. El tercer triunfo consecutivo, el de la temporada que comenzó en 1932 - cosas del destino - también llegó con antelación, bendecido por los 10 goles del argentino "Mumo" Orsi.

    Nacido en otra época, a menos de treinta y dos kilómetros de distancia del Apache, nuestro número 10, que antaño llevaba el 32, símbolo y ministro de esta liturgia muy actual de triunfos.

    Si jugadores como Tevez, el máximo goleador, y Buffon, el capitán, encarnan el Agonismo, con A, el Juventus Stadium ha sido el escenario de las desgracias de nuestros oponentes.

    Aquí no pasa nadie: juntos ganamos en el pasado, y juntos hemos ganado de nuevo. Hemos sido perseguidores y, una vez conquistada la primera posición, no hemos dejado que nadie nos atrapara. Hemos caído en dos ocasiones, pero nos hemos levantado y hemos vuelto a correr, más rápido aún. Somos campeones. Por  trigésima segunda vez, la tercera consecutiva. Las matemáticas siempre han sido amigas de los más fuertes.

    Equipo

    ENTRENADOR

    JUGADORES

    Antonio Conte

    Buffon, Storari, Rubinho, Chiellini, Caceres, Ogbonna, Peluso, Barzagli, Bonucci, Lichtsteiner, Pogba, Pepe, Marchisio, Padoin, Pirlo, Asamoah, Vidal, Isla, Vucinic, Tevez, Giovinco, Llorente, Osvaldo, Quagliarella

    Information on the use of cookies
    This website uses cookies and, in some cases, third-party cookies for marketing purposes and to provide services in line with your preferences.
    If you want to know more about our cookie policy click here.
    By clicking OK, or closing this banner, or browsing the website you agree to our use of cookies in accordance with our cookie policy.
    OK