Ganar cinco scudetti consecutivos: de locos. Pero no es la primera vez que la Juve lo logra. Hace ochenta años, en los Años Treinta, ya lo hizo. No había TV ni Internet. La radio se oía a duras penas, con la voz de un Nicolò Carosio que nos hacía soñar. En aquella Juve, de la que nos han hablado con el lenguaje de las leyendas, había casi la certeza de que algo así podría suceder. Y sin embargo…

      Tratemos de revivirla como una hazaña de nuestros días. Viajemos en la máquina del tiempo con, en los ojos y en el corazón, la hazaña de Buffon y compañía. Y contemos ese éxito de hace ochenta años con el lenguaje y los instrumentos de hoy. Después, como en la película "Regreso al futuro", volveremos al presente con un clic y pensaremos en mañana, quizá en ganar el sexto consecutivo…

      En este rápido viaje en el tiempo, se pueden encontrar similitudes entre hombres y cosas tan lejanos y distintos.

      (Turín celebra la llegada de la Juve en 1935 -  Porta Nuova con Vía Sacchi)

      El equipo de la primera 'cinquina'

      Una mezcla perfecta de campeones expertos y de jóvenes. El equipo de 1935 sintetiza las que en temporadas anteriores dominaron el campeonato, si bien no son tantos los que resistieron el desgaste de unas campañas demoledoras. 

      El autobús bianconero... del Quinquennio d'Oro

      El portero Combi se retiró como campeón del mundo, tras ganar la Rimet en el ’34. El quinto scudetto consecutivo lo vio bajo palos, 30 veces de 30, Valinasso, que ya había aparecido en la temporada precedente. El repóker de scudetti es el premio para estos súper clase. Comenzamos por las dos columnas del legendario trío.

      Los dos laterales, Caligaris y Rosetta son protagonistas, junto a Alfredo Foni, quien juega más partidos que las dos leyendas, alternándose entre la derecha y la izquierda

      Combi, Rosetta y Caligaris

      El centro del campo es la señal de continuidad del equipo en el quinquennio.

      Cinco títulos consecutivos son el botín de los hermanos Mario y Giovanni Varglien. El mediocentro Monti y el medio-izquierdo Bertolini llegan el segundo año, por lo que sus títulos consecutivos son cuatro. El joven Depetrini ya había echado una mano en la ’33-’34: en el quinto título su contribución, especialmente en el puesto de Varglien II, crece aún más.

      El Scudetto '31-32, celebrado con el Presidente Edoardo Agnelli en Villar Perosa

      Otro joven que pronto se abrirá camino, Serantoni, jugará la mitad de los partidos, ganando su primer scudetto. En ataque, protagonistas desde la primera temporada victoriosa, están los alas Cesarini e Ferrari, mientras que Orsi regresa a Sudamérica por motivos familiares antes de que termine la temporada del quinto scudetto consecutivo, al que también hace una contribución importante.

      Cesarini, Sernagiotto, Orsi, Ferrari, Monti y Maglio

      Cuarto scudetto para Felice Borel II: sólo le faltó el primero por razones... anagráficas. Nacido en 1914, tiene apenas 21 años en el quinto scudetto, por lo que iba en pantalones cortos el año del primero. Al lado el delantero centro Gabetto: 6 presencias y un pequeño papel en el quinquennio. Se irá al Torino y allí ganará otros scudetti.

      Los héroes contemporáneos: de Buffon a Marchisio

      El Buffon del récord de imbatibilidad comanda un grupo de fieles e inoxidables. Bonucci, Chiellini y Barzagli ya estaban en el alba del quinquennio, igual que Lichtsteiner. Padoin llegó en enero de 2012. Después, Martín Cáceres: la alternativa de lujo para la defensa, un comodín para la zaga.

      Por fin, Claudio Marchisio: una vida con tintes bianconere y cinco años como protagonista. Con la certezza che presto tornerà ad esserlo.

      También coleccionan scudetti consecutivos, aunque deben "conformarse" con cuatro, Kwadwo Asamoah, Rubinho y Paul Pogba.

      También con cuatro se pararon, el año pasado, otros inolvidables protagonistas de la historia bianconera. Arturo Vidal y Andrea Pirlo fueron durante cuatro temporadas elementos claves del equipo, decisivos en la persecución al Milan en el primer año y en la temporada de los 102 puntos. Marco Storari dio seguridad a la defensa cuando Buffon tuvo que estar fuera, y Simone Pepe, antes de la grave lesión, estaba fantástico sobre la banda.

      Tres scudetti son el botín de Mirko Vucinic, Alessandro Matri, Fabio Quagliarella y Sebastian Giovinco. ¿Pero cómo olvidar las dos campañas victoriosas de Fernando Llorente y Carlos Tevez? ¿O el doblete del genial Emanuele Giaccherini, autor del gol definitvo para sellar el scudetto ante el Catania? De la plantilla victoriosa de este año, también hacen el 'bis' Alvaro Morata, Patrice Evra, Roberto Pereyra y Stefano Sturaro.

      Uno scudetto ganado, el primero, de los del quinquennio, pero ocho en total; estamos hablando del mito, del hombre que ha reescrito todos los récord bianconeri y que en la 2011/12 marcó goles decisivos, como aquella falta contra la Lazio: serán las manos de Álex Del Piero las que levanten el primero de los cinco trofeos.

      Un repóker logrado gracias a las nuevas e imprescindibles incorporaciones de esta temporada: Juan Cuadrado, Paulo Dybala, Sami Khedira, Hernanes, Alex Sandro, Mario Mandzukic, Simone Zaza, Daniele Rugani, Mario Lemina, Norberto Neto, Emil Audero.

      Los ocho magníficos

      Ocho son los hombres que han conseguido los cinco títulos. Muchos, gran señal de continuidad dentro de los renovación que el equipo ha tenido desde 2011 hasta hoy. 

      Este título le pertenece más que nadie a Gigi Buffon. Como capitán ha sabido liderar al equipo en el momento más difícil, luego cuando volvió la tranquilidad consiguió un fantástico récord de imbatibilidad. 

      Entre ambas hazañas, la ordinaria grandeza del más grande portero. 

      En el primer quinquenio, la comparación natural con el inmneso Gigi es el legendario Gian Piero Combi. Sin embargo, se retiró como campeón del mundo en 1934 y no está entre los vencedores del quinto título. De todos modos, merece un recuerdo que va más allá de los números: 367 partidos y 5 Scudetti -ganó otro en 1926- junto a sus inseperables amigos Rosetta y Caligaris. 

      En la temporada 1934/35 en portería estuvo Cesare Valinasso, nacido en 1909, turinés, que llegó en 1933 como reserva de Combi. Contribuyó al Scudetto de 1934 jugando 5 partidos y disputó todos en el año del quinto título. 

      Ayer Rosetta-Caligaris-Monti, hoy Bonucci, Barzagli e Chiellini. Comparación imposible, pero sugestiva. Giorgio Chiellini, en la izquierda, es la versión moderna y menos romántica de Umberto Caligaris, defensa de asalto. Todo ímpetu y forma física. “Caliga”, velocísimo, juega del moderno 'llegador'. El último título del quinquennio lo vive un poco al margen, dejando espacio a menudo a un joven de gran calidad táctica, Alfredo Foni. Foni es en realidad el más presente de los laterales, con 27 partidos. Un comienzo de carrera que hace presagiar un gran futuro: será Campeón del Mundo con la Nazionale de Pozzo y depués un gran entrenador.

      Rosetta y Caligaris en el mar con sus hijos

      Juntar a Andrea Barzagli con Virginio ‘Viri’ Rosetta y rendir homenaje a una leyenda de nuestros días: Barzagli viene, se entiende, de un mundo lejano y distinto, pero de Rosetta reproduce, además de la grandeza, la juventinità. Andrea  es un fenómeno absoluto midiendo los tiempos, en el sentido de la posición, en la anticipación. Virginio Rosetta es uno de los primeros profesionales de nuestro fútbol, con gran técnica. Gana en el Pro Vercelli su primer scudetto con 19 años. En la Juve conquista 6.

      Leonardo Bonucci tiene la clase de aquel al que se le pide destruir y crear juego. Un director que ocupa el papel (salvando las distancias) que Luis Monti interpretaba en los años Treinta. Monti es el ‘mediocentro que camina’, auténtico jefe de la defensa. Llega maduro, y quienes le daban por acabado incurrían en un error: Monti es el más joven de todos, dando todo por el equipo. Jugará varias temporadas a un gran nivel.

      Martín Cáceres es, durante los cinco campeonatos, lo que en baloncesto se define como “sexto hombre”, imprescindible valor añadido para cualquier equipo. Puede jugar de central, pero se las arregla muy bien por la banda. No existe alguien con estas características en los Años Treinta. Pero Pietro Ferrero, turinés, nacido en 1905, reserva de Rosetta y Caligaris durante cuatro años, 93 presencias desde el ’31 hasta el ’34, con Cáceres tiene al menos una cosa en común: también sabe marcar goles.

      Stephan Lichtsteiner y los hermanos Varglien:  con las debidas distancias, Stephan tiene un poco de ambos campeones del Fiume. Veloz como Varglien I, hábil en ataque como Varglien II. Mario Varglien I, nacido en 1905, es un luchador, un marcador implacable que también es muy rápido reconduciendo las acciones. Su hermano Giovanni Varglien II, nacido en 1911, tiene mejor toque: un comodín del centro del campo, capaz de jugar más arriba y gran cabeceador.

      Humildad, dedicación y versatibiliadad. Simone Padoin ha entrado así a formar parte de la leyenda. Se mostró siempre preparado cuando se le necesitó, ductil para ocupar cualquier rol y jugar en cualquier posición como defensa o centrocampista.

      En el quinquenio de los años '30 estuvo Luigi Bertolini, un mediocampista de capa y espada, que corría por todos y se sacrificaba en todo momento. 

      Para terminar, es difícil decir algo nuevo sobre Claudio Marchisio, un hombre al que se puede comparar con los hombres más importantes de la historia de la Juventus que solo han vestido la camiseta bianconera. 

      Como el gran Carlo Bigatto, al que las escasas fotos de la época presentan siempre con los colores bianconeri y jugó con la Juve entre 1913 y 1931 y ganó dos títulos, en 1926 y 1931, el primero del quinquenio. 

      Retrato de Giovanni Ferrari

      El Marchisio de esta última temporada ha sido también el regista que marcaba el ritmo de las jugadas. Y volviendo a la gran historia del pasado, el corazón de la Juve del quinquenio fue un hombre con poco pelo y mucha chispa, Giovanni Ferrari. Regista, fuente de juego, jugaba a un ritmo bajo pero pensaba rápidamente, para alegría de los delanteros. Fue decisivo en los cinco Scudetti, especialmente en el último, donde se reveló además como goleador, solo por detrás de Borel. 

      Dos estadios a la vanguardia

      El Stadium ha sido el estadio del segundo quinquenio. Un quinquenio que comenzó el 8 septiembre 2011, día de la inauguración. Cinco años desde que existe el estadio y cinco años que la Juve ha ganado el Scudetto. Propiedad el club, es el sexto estadio italiano por capacidad (41.475 espectadores) y el primero sin barreras arquitectónicas y ecosostenible. El Juventus Stadium ha sido premiado con el Stadium Innovation Trophy en el Global Sports Fortum 2012 como estadio deportivo más innovador de Europa. Su ceremonia de inauguración ganó el premio como mejor evento de celebración en Italia en el Best Event Awards Italia. 

      En la zona este se encuentra el J-Museum, primer museo oficial del equipo bianconero, inaugurado el 16 mayo 2012. En 2014 el museo bianconero entró entre los 50 más visitados de Italia. Además, en el segundo anillo del estadio, a una altura de 18 metros sobre el campo, se realizó el Camino de las Estrellas, un Paseo de la Fama bianconero en el que se homenajea a los jugadores más representativos de la historia de la Juventus. 

      En los años 30 el Comunale también fue un estadio de vanguardia, envidiado por todos. Fue el primer estadio moderno de Italia. Entonces, Turín a inicios de la década tenía dos buenos estadios de fútbol (Corso Marsiglia y el Filadelfia, propiedad del Torino) pero ninguno de los dos con pista de atletismo.

      Así nació la idea de realizar un tercer gran estadio en la ciudad. Las obras comenzaron en los últimos días de septiembre 1932 y se inauguró el 14 mayo 1933. Como testimonian los cronistas de la época: 

      "la primera impresión para quien llega al estadio es óptima gracias a su envidiable posición, al final de la Piazza d'Armi, entre grandes calles con árboles [...] 27 puertas permiten el acceso al interior del estadio. 

      La principal conduce a una rampa que se abre entre dos pilares de granito, constituida por un escalón, también de granito, que da acceso a un salón de marmol. El salón sirve como tribuna de honor, a donde se puede acceder desde dos puertas. Frente a la tribuna de honor se abre otro triple ingreso, de Maratona, para que pasen los atletas provenientes del acceso de la torre homónima. Otras 6 aperturas conducen al exterior. 

      Las gradas para el público son de dos tipos, con asientos o de pie, con la peculiaridad de que en estas últimas el público puede sentarse cuando la afluencia no sea excesiva. 

      El campo de juego tiene las medidas adecudas para el fútbol (105x70m) y la pista de atletismo tiene 6 calles de 400 metros y espacio para el salto de longitud, de altura, con pértiga y para los lanzamientos de javalina, peso, disco, etc..."

      Los hobbies de los campeones

      ¿Cómo eran los protagonistas del legendario quinquenio de los años 30 fuera del campo? "Chicos buenos y tranquilos", como les define una revista de la época. La mayor parte esposos y padres de familia. ¿Tiempo libre? Poco. Así lo ocupaban. 

      Virginio 'Viri' Rosetta y Umberto Caligaris, grandes amigos, juegan al bridge y los compañeros se colocan alrededor para aprender y apoyar a uno u otro. Giampiero Combi también es industria y con su hermano gestiona una fábrica de licores. 

      Tapparone, Borel II y Carcano

      'Nané' Vecchina, delantero de los tres primeros Scudetti, comercia con licores, dulces y telas, especialmente la seda. Los compañeros le toman el pelo y le dicen que 'nació con camisa de seda'. Luis Monti, que habla poquísimo, une lo útil y lo agradeble: hace footing para mantenerse en forma, ya que está entre los más veteranos del grupo. Los hermanos Mario y Giovanni Varglien, que tienen gustos similares, juegan (bien) a ping-pong. Giovanni Ferrari pasa mucho tiempo jugando a tenis. Renato Cesarini ama vestir bien y va a menudo a su sastre, gastando una fortuna en trajes. Raimundo 'Mumo' Orsi tiene la pasión por los automóviles. Llegó a Turín con chófer, pero lugo le vinieron las ganas de conducir... y acelerar. 

      Hoy es otro mundo...

      ... y no hay ni un chaval que no haya pasado por la pasión por la playstation, imagina nuestros héroes. Pero hay un nuevo y extraordinario hilo común que une a Mandzukic y Dybala, Barzagli y Chiellini, Pogba y Morata, Marchisio y Cuadrado: las redes sociales.

      Los perfiles en Facebook, Twitter e Instagram se convierten en pasión y son sin duda un modo de verificar en cualquier momento la pasión de una audiencia que reclama estar cerca de sus campeones. No todos los protagonistas del quinto Scudetto tienen la misma apetencia ni usan la misma plataforma. Algunos cuentan día por día, hora por hora. Claudio Marchisio y Leo Bonucci están entre los más activos y quienes les siguen, en cualquier red social, están constantemente informados sobre sus movimients. 

      Las redes también sirven para lanzar mensajes positivos y para realizar campañas de beneficiencia, y así han sido usados por muchos bianconeri: Marchisio, Bonucci, Chiellini o el entrenador. 

      También Allegri tiene su perfil Twitter y su #fiuuu (tras el partido contra Olympiacos hace dos años) aun es tendencia. Otros, como Morata o Khedira han conseguido un número increíble de seguidores, sumando a los de sus países de origen la marea de fans juventinos: entre ambos tienen más de 6 millones de followers en Facebook. 

      Welcome back Hermano! @juventus #dybalavoltou #elestadevuelta #BeTheDifference

      A photo posted by Paul Labile Pogba (@paulpogba) on

      Atentos a Paul Pogba, que hace poco anunció que su página ha superado los 4 millones en poco más de dos años. Y concluimos con el capitán, Gigi Buffon, también con más de 4 millones de followers, un campeón también en internet. Su post dedicado al retorno de 'su' Parma a las categorías profesionales confirma que el gran portero también es una maravillosa persona: "Es precioso darse cuenta que no olvidas tus orígenes", le escribió un fan. 

      Information on the use of cookies
      This website uses cookies and, in some cases, third-party cookies for marketing purposes and to provide services in line with your preferences.
      If you want to know more about our cookie policy click here.
      By clicking OK, or closing this banner, or browsing the website you agree to our use of cookies in accordance with our cookie policy.
      OK