15.06.2014 10:31 - in: El equipo S

      La ley del Stadium

      Share with:
      • 1
      • 3
      • 2
      Los bianconeri superan 3-1 al Chievo y consiguen la decimosegunda victoria en casa de doce posibles. La novena con al menos tres goles a favor. 

      El Juve-Chievo duró siete minutos. Aquellos que, al inicio de la reanudación, transcurrieron desde el desafortunado autogol de Cáceres hasta el 3-1 de Llorente. Sólo en ese breve periodo de tiempo hubo partido, ya que el resto de la tarde fue un largo dominio bianconero. Ni magnífico ni particularmente espectacular, pero, sin duda, muy claro y concluido con la decimosegunda victoria en casa de doce posibles. La novena con al menos tres goles a favor.

      Desde el saque inicial la Juve mueve el balón tratando de agujerear a los gialloblu, enrocados con un rígido 5-3-2 en su propio campo. No es fácil, ya que las líneas de los veroneses están muy cerradas y en el límite del área hay un tráfico de hora punta. A fuerza de insistir van llegando las ocasiones y aunque las de Pirlo y Llorente se van muy alto para poner a Agazzi en apuros, la sensación es que la llegada de un gol sólo es cuestión de tiempo.

      Y en efecto no fue demasiado: en el minuto 17 Asamoah parte de tres cuartos, combina al límite con Llorente y manda un zurdazo imparable a la escuadra.

      Doce minutos de administración del resultado y llega el segundo: Vidal es derribado por Fray a treinta metros de la portería y Pirlo decide que la distancia no es excesiva para disparar a puerta. Su venenoso tiro bota justo delante de Agazzi, que despeja como puede. Marchisio, como un rayo, llega el primero al balón y sólo tiene que empujarlo.

      Con un 2-0 al descanso, ni siquiera la indiscutible superioridad bianconera impide pensar en lo sucedido una semana antes. Apenas comenzada la segunda parte los temores de revivir otra Verona se hacen más consistentes con el cambio de actitud del Chievo, revitalizado por el ingreso de Pellisier y, sobretodo, por el despeje de Lichsteiner que  rebota en la espalda de Cáceres, supera a Buffon y termina en la portería.

      El gol gialloblu desaconseja tener prudencia, en parte porque poco después Pellisier se queda sólo en el centro del área y sólo la intercepción de Bonucci evita lo peor. En este punto la Juve decide que no puede bastar así y el remate a las redes de Llorente al córner de Pirlo despeja los fantasmas.

      Han pasado trece minutos y el partido está lejos de haberse acabado. El Chievo no se rinde pero, pasado el miedo, los bianconeri vuelven a defenderse con orden y disfrutan de más espacios para cerrar el encuentro. Conte lo intenta metiendo a Osvaldo y Tévez por Llorente y Giovinco. El Chievo comprende que no habrá más regalos y la Juve pasa a controlar el juego y el crono pero, pese a que el resultado está cerca de ser definitivo, la insistencia con la que busca el cuarto gol hasta en los minutos de la prolongación es una clarísima señal de que no habrá más Veronas..

       

      Aquí encontraréis la galería con las mejores fotos del partido.

       

      Share with:
      • 1
      • 3
      • 2
      Information on the use of cookies
      This website uses cookies and, in some cases, third-party cookies for marketing purposes and to provide services in line with your preferences.
      If you want to know more about our cookie policy click here.
      By clicking OK, or closing this banner, or browsing the website you agree to our use of cookies in accordance with our cookie policy.
      OK