28.06.2014 13:24 - in: El equipo S

      «Mi nombre es Juve. Carmen Juve».

      Share with:
      • 1
      • 3
      • 2
      Por voluntad del padre, gran aficionado de la Vecchia Signora, Carmen fue registrada con un segundo nombre especial: Juve. Ella, pasados los años, lo reivindica con orgullo, y lleva a cabo una lucha burocrática para reafirmar aún más su valor. 

      Existe una aficionada bianconera de nombre Juve. 

      Exactamente así. Habéis entendido bien. Carmen De Marco, fidelísima seguidora bianconera desde hace 30 años, lleva a la Juventus con ella, cada día, en cada momento de su vida. Ningún tatuaje particular, ninguna pulsera o collar. La lleva en el nombre. 

      Al citarla, de hecho, debemos escribir “Carmen, Juve De Marco”. 


      Originaria de la provincia de Caserta, Carmen vive desde hace algunos años en Nápoles junto a su novio Andrea. Es la menor de tres hermanos, pero la única que ha heredado la pasión de su padre por la Juventus. 

      ‘Papà Mario’, sin embargo, además de haberle transmitido estos sanos principios deportivos, le ha dado también un regalo el cual ella nunca dejará de agradecerle. 

      «Fue mi padre, al que desgraciadamente perdí cuando sólo tenía dos años»,  cuenta Carmen, «quien decidió para mí este nombre tan singular. Antes de que naciera ya quería llamarme Juventus como primer y único nombre. De esa manera habría sido “Juventus De Marco”». 


      Su hija como su equipo del corazón. A esta elección se opuso el párroco del pueblo. 

      «Hace treinta años no se contemplaba la idea de poder llamara a los niños con nombres así de extraños», subraya la interesada directa, y sobre todo la madre de Carmen. 

      Será su intervención la que mitigue la voluntad del padre y, tras una encendida pero cariñosa discusión familiar, toman una decisión: «Llamémosla Carmen Juve». 


      Sin comas, sin nada en medio. De hecho, el cambio en los papeles fue cosa de un funcionario, quizá un poco distraído, del ‘Ufficio Anagrafe del Comune di Piedimonte Matese’, el pueblo de origen de Carmen: «Al compilar varios documentos, entre ellos la partida de nacimiento, este funcionario incluyó una coma de más». 

      Una desaventura burocrática contra la que Carmen lleva luchando toda una vida: «Hace años que busco cambiar mi nombre. Por eso, junto a un abogado, estoy preparando toda la documentación necesaria para recuperar mi nombre original». 

      Sí, porque ‘papà Mario’ lo habría querido así. Él que no se perdía ni un partido de la Juventus: «Me presentaba como Carmen Juve, tanto que, aún hoy, algunos amigos suyos me siguen llamando así». 

      Tras su nacimiento, Mario decide también contactar con la Juventus y escribe al entonces presidente Giampiero Boniperti: «Había recibido una respuesta, que desgraciadamente he perdido: la Juventus le pedía que enviara fotos mías para publicarlas en Hurrà Juventus». 


      Carmen nunca se ha avergonzado de este nombre, es más, siempre lo ha reivindicado con gran orgullo: «Para mí nunca ha sido una carga, todo lo contrario. A veces bromeo todavía con mi madre, porque a ella no le gustaba». 

      Y con la esperanza de que la burocracia siga su curso y retire esa fastidiosa coma de más, Carmen mira su futuro: «Sería muy bonito ver mi nombre verdadero en el certificado de matrimonio. Sería el tributo justo a una persona que no olvidaré nunca, mi padre». 

      Y seguro que Mario estaría orgulloso de su hija, Carmen Juve. 

      Share with:
      • 1
      • 3
      • 2
      Information on the use of cookies
      This website uses cookies and, in some cases, third-party cookies for marketing purposes and to provide services in line with your preferences.
      If you want to know more about our cookie policy click here.
      By clicking OK, or closing this banner, or browsing the website you agree to our use of cookies in accordance with our cookie policy.
      OK