21.03.2015 19:32 - in: El equipo S

      Allegri: «Un momento decisivo»

      Share with:
      • 1
      • 3
      • 2
      «Nos espera un partido muy difícil contra el Genoa. Este partido y los del Empoli y Parma tras el parón serán fundamentales»

      Es el momento más difícil de la temporada. Puede parecer una paradoja, tras haber visto a la Juve eliminar al Borussia y mirando la ventaja en el campeonato, pero en realidad este es justamente el periodo en el que no debe haber relajación, porque aún no se ha conquistado nada. Este es el mensaje que lanza Massimiliano Allegri en la víspera del partido contra el Genoa: «Vamos paso a paso y con humildad. Ahora las cosas van bien y es el momento en el que hay que estar aún mejor que hace tres meses».

      El entusiasmo por el pase de ronda en Champions debe ser por tanto «un punto de partida, para mejorar lo que todavía no funciona. Jugamos unos excelentes octavos de final, pero ahora nos espera un partido muy difícil contra el Genoa. Es el único equipo que nos ha ganado en el campeonato, ha obtenido 20 puntos a domicilio y ha remontado en siete ocasiones una situación de desventaja. Es correoso, no te deja jugar y puede crear problemas, además, a diferencia de nosotros, ha tenido toda la semana para preparar el partido. Tendremos que estar muy bien, porque el partido de mañana y los del Empoli y Parma tras el parón serán decisivos en el último tramo del campeonato para no crearnos problemas y para preparar de la mejor manera la vuelta de la Coppa Italia en Florencia y los cuartos de final contra el Monaco».

      A propósito del Monaco, Allegri responde de esta manera a los que afirman que la urna de Nyon ha sido benévola: «No se llega a unos cuartos de final de Champions si no se tiene ciertas cualidades y el Monaco eliminó al Arsenal jugando dos buenos partidos. He leído que hemos tenido suerte, pero quizá han sido otros los que han suspirado de alivio por enfrentarse ahora a nosotros, viendo los dos partidos que jugamos contra el Borussia».

      En efecto es un vicio muy italiano el de hacer de menos el fútbol transalpino comparándolo con el del resto de Europa, a pesar del hecho que, contando también la Europa League, tres equipos han alcanzado los cuartos, lo que algo significa: «Evidentemente no está tan mal – subraya Allegri – A veces en Italia nos dejamos llevar por la depresión, pero nuestro fútbol siempre ha estado a un gran nivel, aunque siempre haya estado de moda denigrar lo que tenemos en casa. Quizá nuestros equipos no puedan premitirse a súper estrellas, pero solo hay seis o siete en el mundo, no miles. Hay que trabajar en los jóvenes, para llevar a más italianos a los primeros equipos, y también en las infraestructuras, porque un techo sin cimientos no vale para nada».

      Tampoco es del todo cierto que no haya súper estrellas en el fútbol italiano... Basta con mirar a Carlos Tévez: «Es extraordinario, no hay que decirles nada a los jugadores de ese tipo, y cuando están bien y tienen ganas marcan la diferencia. ¿Que si pude entrenarlo en el Milan? Tengo suerte de entrenarlo en la Juve... ¡Que Dios nos lo guarde!».

      «Morata necesitaba encontrar continuidad– prosigue el técnico – Ahora es un jugador distinto, tanto físicamente como técnicamente. En su trayectoria de crecimiento ha sido fundamental Llorente, por cómo ha estado cerca de él y su trabajo para el equipo cuando Morata aún no estaba listo. Coman ha demostrado grandes cosas cuando ha jugado, pero tiene 19 años y hay que darle tiempo. Y después está Matri, que ahora está bien y podrá echarnos una mano».

      La marca del entrenador en el equipo es cada vez más evidente, pero no la llaméis “la Juve de Allegri”: «La Juve es de la familia Agnelli, desde hace cien años. Los jugadores y los entrenadores pasan, el club permanece. Es verdad sin embargo que el equipo ha crecido en la confianza en sus propios medios. Cuando llegué era normal que los aficionados estuvieran un poco traumatizados, teniendo en cuenta que se iba un entrenador que había ganado tres scudetti, pero yo creo en mi trabajo, no me exalto cuando las cosas van bien y no me deprimo cuando van mal. Se necesita equilibrio, porque al final los valores son lo que cuentan y este equipo tiene muchos. Ahora el objetivo es estar con continuidad entre los ocho mejores de Europa, y para ello hay que tratar de quedar líderes en la fase de grupos de Champions, para tener un sorteo más favorable. Después, de cuartos en adelante, cualquier cosa puede suceder, pero mientras tanto llegar aquí significa tener más posibilidades de llegar hasta el final». 

      Share with:
      • 1
      • 3
      • 2
      Information on the use of cookies
      This website uses cookies and, in some cases, third-party cookies for marketing purposes and to provide services in line with your preferences.
      If you want to know more about our cookie policy click here.
      By clicking OK, or closing this banner, or browsing the website you agree to our use of cookies in accordance with our cookie policy.
      OK