24.06.2015 17:11 - in: El equipo S

    La película de la temporada: un pie en semifinales de #UCL

    Share with:
    • 1
    • 3
    • 2
    Tras la derrota del Tardini en el campeonato, llega la hora de enfrentarse al Monaco en el partido de ida de cuartos de final de Champions

    La hazaña de Florencia que os contamos ayer precedió por unos días a otra gran noche europea, aquella del Stadium en la que ganamos al Monaco por 1-0. Entre medias, intrascendente en el balance de la temporada, la derrota de Parma, que incluso sirvió a los bianconeri para no volver a cometer el error de jugar a un ritmo bajo.

    Pero vayamos por orden.

     

    PARMA-JUVENTUS

    El 11 de abril de 2015 el orgullo del Parma detuvo a la Juve, llevándola a encajar la segunda derrota del campeonato. Los jugadores del club emiliano, cuya bancarrota había sido declarada el lunes anterior, se aprovecharon de una jornada nada brillante de los bianconeri (quizá ya pensado en el duelo contra el Monaco) para imponerse con un juego de propuesta y agresivo. 

    El gol de la victoria para los “ducali” lo marcó Mauri en el minuto 15 del segundo tiempo, anotado paradójicamente en el mejor momento de la Juve: Belfodil se aprovechó de un resbalón de Chiellini, llegó al fondo por el lado derecho y tocó para Mauri, que llegó como un rayo y colocó el zurdazo de primeras en el fondo de las mallas.

    La formación que saltó al campo en el Tardini presentó algunas novedades, como Storari en la portería, la pareja de centrales en defensa, compuesta por los zurdos Ogbonna y Chiellini, y la de ataque, con Coman al lado de Llorente; aunque esto no puede valer como excusa ya que en Florencia, a pesar de todos los cambios, el equipo había jugado un partido sobresaliente.

     

     

    Más correcto es darle  mérito al Parma y a Donadoni, que eligió un esquema cauto, con una presión asfixiante especialmente sobre Marchisio para restar lucidez a las maniobras de los bianconeri.

    A diez minutos del final Vitale hizo su debut en serie A sustituyendo a Coman, siendo probablemente el único que recordará este partido. Todos los demás lo olvidarán inmediatamente, porque el 14 de abril, contra el Monaco, se verá una Juve completamente distinta.

     

     

    JUVE-MONACO

    El equipo monegasco no había llegado a cuartos de final por casualidad, se repetía desde hace tiempo. El duelo de Turín lo demostró: el equipo de Jardim era sólido, con grandes contragolpeadores y jóvenes de talento. Pero tampoco la Juve estaba entre los ocho mejores de Europa por obra de un milagro. Se llegó con un crecimiento constante, que os contamos durante la temporada y también en estas dos últimas semanas.

    Y de esta manera los bianconeri se adjudicaron el primer asalto con una prueba convincente, especialmente en el segundo tiempo, tras un primer tiempo equilibrado en el que la Juve tuvo el balón y creó dos clamorosas ocasiones de gol y en el que los franceses no fueron menos. En la reanudación el encuentro solo tuvo un dueño, no solo por el gol de Vidal, sino sobre todo por la madurez con la que los Campeones de Italia gestionaron el resultado, sin correr prácticamente ningún riesgo.

     

     

    Allegri había pedido paciencia en la víspera, sus hombres le escucharon y empezaron el partido actuando con calma y precisión. Los errores quedaron reducidos al mínimo, la recuperación de balón funcionó y aunque hubo que esperar para llegar a tirar, poco importó.

    Al final del primer tiempo el contador de ocasiones estaba en tablas, así como el marcador, anclado en el 0-0. La posesión de balón fue sin embargo para la Juve, con más del 74 %, un dato que dice mucho sobre la marcha del partido.

    En este punto la paciencia llegó a su límite y los bianconeri comenzaron la segunda parte pisando el acelerador, pero arriesgando en los contragolpes, tanto que Buffon tuvo que superarse a sí mismo para desviar el zurdazo de Bernardo Silva. Tiempo de volver a poner en juego el balón y Pirlo, con una asistencia desde cincuenta metros encontró a Morata lanzado hacia el área, Carvalho lo derribó y Královec señaló el punto de penalti. Vidal buscó la escuadra. La encontró. ¡GOL!

     

     

    El Stadium, con récord de recaudación, era una olla y espoleó a los bianconeri para buscar el segundo, aunque también había que resguardarse del Monaco y de la rapidez de los hombres de Jardim.

    Con el ingreso de Barzagli se pasó a la defensa de tres, y el nuevo sistema dio a los bianconeri aún mayor solidez. Cada intento del Monaco de presentarse ante Buffon era repelido al instante y la Juve administró la ventaja hasta el final. Una ventaja mínima, es verdad, pero que dejaba a los bianconeri con dos resultados útiles de tres para la vuelta.

    «Sabíamos que era difícil, teníamos que permanecer atentos. El Monaco, a diferencia del Borussia, defiende muy atrás y parte al contragolpe. Tras la fatiga de los primeros veinte minutos, después nos soltamos y merecimos la victoria», fue el comentario al final del partido de Chiellini.

    «Vamos a jugar el partido de vuelta partiendo de dos factores positivos: además de la victoria no hemos encajado goles en cada», se hizo eco el capitán.

     

     

     

    En Montecarlo, el 22 de abril, la hora de la verdad. 

    Pero de esto hablaremos mañana.

     

    Share with:
    • 1
    • 3
    • 2
    Information on the use of cookies
    This website uses cookies and, in some cases, third-party cookies for marketing purposes and to provide services in line with your preferences.
    If you want to know more about our cookie policy click here.
    By clicking OK, or closing this banner, or browsing the website you agree to our use of cookies in accordance with our cookie policy.
    OK