09.08.2014 14:50 - in: El equipo S

    ¡Sydney, qué pasión!

    Share with:
    • 1
    • 3
    • 2
     El equipo se ha entrenado por la tarde ante los aficionados australianos, haciéndoles vivir una experiencia inolvidable

    Indonesia y Australia son dos mundos completamente distintos por raza, cultura, religión, estilos de vida o clima, entendido en sentido meteorológico. Porque si al término se le da el significado de ambiente, el que la Juventus vivió en el Gelora Bung Karno de Yakarta fue parecido al encontrado hoy en el Jubilee Oval de Sydney.

    Cuando esta tarde se han abierto las puertas del estadio para albergar el entrenamiento del equipo de Allegri, más de 8.000 personas han llenado las gradas vistiendo sus camisetas, banderas o bufandas ‘bianconere’. Respecto a Yakarta, quizás aquí la afición está algo menos organizada, no se escuchan las canciones en un perfecto italiano, pero no por ello la gente está más alejada del equipo.

    Los 16.000 ojos presentes no se pierden ningún detalle de la sesión, antes de la cual se desarrolla una “challenge crossbar”, es decir, algunos aficionados saltan al césped e intentan golpear al larguero con un disparo desde la frontal del área para ganar las camisetas oficiales en juego. A las 18.00 horas, llega el momento del trabajo que, a diferencia de la sesión física llevada a cabo por la mañana, se centra en la parte técnica.

    Tras el calentamiento, los ‘bianconeri’ se retan en un partidillo sin porteros pero con cuatro porterías, primero una en cada lado del cuadrado que forma el campo y después dos en un extremo y otras dos en el otro. La sesión prosigue con un partidillo ya con porteros orientado a la búsqueda de la profundidad, con una zona del campo de uso exclusivo para los delanteros que reciben continuos pases verticales de sus compañeros. Han seguido en directo la sesión tanto el Presidente Agnelli como Fabio Paratici, que ha llegado hoy a Australia.

    También estaba presente el trofeo del ‘Scudetto’, que los aficionados han podido admirar, igual que el partidillo final donde el equipo con los petos naranjas gana por 4-2. Pero más que las jugadas y los goles, lo que más recordará el público presente es el final del entrenamiento cuando los jugadores, en lugar de marcharse rápido a los vestuarios, se acercan a las gradas para firmar centenares de autógrafos, posar para las fotos de recuerdo y regalar a los aficionados una tarde inolvidable.

    La fotogalería.

     

     

    Share with:
    • 1
    • 3
    • 2
    Information on the use of cookies
    This website uses cookies and, in some cases, third-party cookies for marketing purposes and to provide services in line with your preferences.
    If you want to know more about our cookie policy click here.
    By clicking OK, or closing this banner, or browsing the website you agree to our use of cookies in accordance with our cookie policy.
    OK