02.10.2015 11:10 - in: Eventos S

      #OnThisDay nacía el gran Omar Sívori

      Share with:
      • 1
      • 3
      • 2
      Nos apetece recordar al gran campeón bianconero con un fragmento dedicado de Hurrà Juventus de febrero 1963 que cuenta el lado más intimo del jugador de San Nicolás de los Arroyos

      SIVORI "íntimo" y desconcertante por normalidad: un buen padre, un buen marido, ninguna extragancia, sólo el vicio del sueño. Podría ser, creednos, vuestro vecino de abajo

      Así empezaba el artículo “Nel tunnel di casa sua” de Hurrà Juventus en 1963, como episodio de la serie ‘I Giocatori in Pantofole’. El jugador recibió al periodista en la intimidad de su familia, lejos de los focos de los estadios donde generaciones de aficionados admiraron sus gestas.

      Vale la pena volver a leerlo.

      «Esta es mi casa», dice Omar, disculpándose por las seis maletas que hay que saltar para llegar al salón. Dívori volvía aquel día de Argentina. Miriam se quejaba pero no se podía salir a la terraza (llena de flores) porque llovía. Omar vestía como solía hacerlo en casa, tenía ojos de sueño y barba desarreglada.

      La mujer intentaba sin éxito que Néstor dejara de llorar. El color gris del cielo de la ciudad entraba por la ventana. «Este es mi trono» dice Omar antes de sentarse. «Mi casa, qúe bien se está aquí», antes de pedir algo de beber.

      Su famosa portada de enero 1962

      Estábamos sentados en un salón donde se mezclaban modernidad y clasicismo. «Soy el argentino más italiano que existe. Con mi familia estaba bien pero tenía ganas de volver a Turín». Omar preguntó por el resto de compañeros. La Juve venía de un campeonato decepcionante.

      «El Mundial también fue mal. No ha sido un buen año». Bebimos tranquilamente el aperitivo. Los niños se habían calmado. Y seguimos hablando de la Juventus.
      «Ojalá fichemos a Del Sol. Tendríamos un equipo de scudetto».

      Luego hablamos de él: 
      «No sé cómo jugaré, no me gusta hacer pronosticos. Hay que ver si me acompañan el físico y la suerte. Pero lo que es seguro es que lo daré todo. Nadie podrá criticarme por el esfuerzo y la seriedad. Palabra».

      Pasaron meses. De nuevo en su casa. Me dice: «Entra, vamos a charlar un rato. Pero antes hay que ver los dibujos con los niños». Las cortinas están echadas. Los niños disfrutan de Mickey Mouse antes de irse a dar un paseo.

      «Dentro de poco llega el tercero. Será una locura». Hablamos de fútbol, recordamos aquel día recién llegado de Argentina tras las vacaciones. Está cumpliendo su palabra: «Esperemos que siga así, me estoy divirtiendo mucho. Todos dicen que ahora soy serio, al final me lo creeré incluso yo. Llevo otra vida, voy con mi mujer al cine o al teatro y salgo de paseo con los niños. Y me sigue gustando dormir».

      Omar Sivori se queda pensativo. «Mamma, traénos un aperitivo. Tú también. Brindemos por el scudetto. Creo que nos traerá suerte».

      Share with:
      • 1
      • 3
      • 2
      Information on the use of cookies
      This website uses cookies and, in some cases, third-party cookies for marketing purposes and to provide services in line with your preferences.
      If you want to know more about our cookie policy click here.
      By clicking OK, or closing this banner, or browsing the website you agree to our use of cookies in accordance with our cookie policy.
      OK