22.08.2015 10:52 - in: Eventos S

    #Onthisday fuimos campeones de Italia por segunda vez

    Share with:
    • 1
    • 3
    • 2
    Hurrà Juventus celebraba así la victoria en el campeonato italiano de I Divisione en la edición de noviembre de 1926

    ¡Campeones de Italia!

    Estas palabras no se pronuncian, casi, más que como un susurro: nacen en medio del corazón y parece que quieran quedarse ahí, para seguir con esa fe que ha hecho posible el milagro. 

    No es posible recorrer con el pensamiento el interminable y agotador camino que nos ha conducido al triunfo, sin seguir sufriendo, sin mirar largamente a los ojos, para sentir que nos lo merecemos, todos, con los defectos y debilidades de cada uno, porque todos tenemos una gran virtud: la devoción por nuestra Juventus.

    ¡Campeones de Italia! 

    Tras muchos años de ansia y de esperanza, aquellos que fueron campeones en 1905 y que ya han alcanzado la madurez, además de todos aquellos que ya se han ido por diversos motivos, lo celebran por todo lo alto y y tendrán siempre un puesto inamovible en nuestros corazones; pero ahora, apenas echando la vista atrás, nos damos cuenta de que el cansancio aún no ha terminado, que hay otras metas, que tendremos que apuntar alto para lograr más glorias deportivas y unirlas al nombre que tanto amamos: el de la Juventus.

    Peleamos.

    Si el esfuerzo engrandece las cualidades, creemos merecer el éxito.

    Tenemos enfrente y miramos sin miedo cualquier obstáculo. Nos medimos a rivales formidables: resistimos con pasión desesperada y no nos rendimos.

    Sin favores de la prensa, que a veces arbitra los partidos; nos aferramos a una luz propia que nos hacía visibles desde cualquier lugar.

    Estuvimos lejos de la burocracia y de la diplomacia federal: hubo aislamiento, pero el público y su conciencia estuvo con nosotros. La mala suerte nos acompañó, ningún club tuvo tantos contratiempos a lo largo de la temporada: jugadores lesionados, heridos, enfermos. La muerte no se apiadó de nosotros, atacando nuestro tronco para destruirlo: Monticone primero, y después Karoly, se marcharon.

    Lo resistimos todo.

    Y mientras tanto construimos.

    La abnegación financiera de los más afortunados, el interés del resto, regulados e integrados por iniciativas inteligentes y bien controladas, fueron los felices pilotos de la nave bianconera. 

    Fuimos de los primeros en Italia en tener un Campo moderno, bien equipado, amplio, susceptible de futuras mejoras.

    En este Campo, que durante añor fue un ejemplo, nace la primera afirmación de las nuevas fórmulas futbolísticas, en el que el viejo orden, obedeciendo a una necesidad evolutiva, deja paso a una concepción y a una actuación científica, que consigue potenciar y dar valor al juego, hasta alcanzar la perfección de otros países. Si tuviésemos que resumir en una sola palabra todo lo que hemos sido y somos después de casi treinta años de vida reponderíamos: ¡luchadores!

    ¿Cuáles fueron nuestras batallas? Todas.

    Hemos recordado varias, hace poco; pero volviendo a caminar por nuestra historia encontraremos muchas otras. ¿Y qué haremos en el futuro? Seguir luchando.

    Lucharemos hasta el último minuto de vida, por nuestra Juventus, perennemente joven por su inmortalidad.

    Ahora somos los Campeones de Italia: si grande es el honor, aún más grande es la tarea de conservarlo. ¡Que la suerte sea propicia para nuestras esperanzas! Pero también es lícito pedir a cada uno de nosotros una magnífica promesa: servir a la Juventus. Hagamos que la comunión y el esfuerzo nos asegure que sigamos siendo lo que somos: no solo los Campeones de Italia sino una fuerza del fútbol italiano en todos sus aspectos.

     

    Las banderas que se agitan en el cielo a la entrada de nuestro Campo nunca habían mostrado con tanta alegría los colores juventini.

    Sentiomos que en ese recinto está nuestra patria deportiva, que la suerte de esos colores es la nuestra. Cuando observamos la obra de nuestros pioneros, cuando el equipo al que amamos cumple con sus duras obligaciones, el alma se llena de emoción y vuelven a nuestra mente, por nuestra Juventus, la Campeona de Italia, las estrofas de una antigua canción: 

    «sei pur bella cogli astri sul crin e
    che scintillan quai vivi zaffiri...
    ed un raggio disceso dal cielo
    sulla fronte ti veggio brillar».

    La exposición sobre el centenario de Hurrà Juventus se puede visitar en el JMuseum hasta el próximo 30 de septiembre.

    Horario: lun-ven 10:30-18; sáb-dom y festivos 10:30-19:30; cierra los martes; 

    Tickets: €18 museo+stadium tour+exposición, €12 museo+exposición, €5 solo exposición. Reducido para menores de 16 y mayores de 65, grupos, Juventus Member y Juventus Club Doc (€15, €10).

    Share with:
    • 1
    • 3
    • 2
    Information on the use of cookies
    This website uses cookies and, in some cases, third-party cookies for marketing purposes and to provide services in line with your preferences.
    If you want to know more about our cookie policy click here.
    By clicking OK, or closing this banner, or browsing the website you agree to our use of cookies in accordance with our cookie policy.
    OK