31.07.2015 18:03 - in: El equipo S

    French Connection: Deschamps

    Share with:
    • 1
    • 3
    • 2
    Campeón de Francia y de Europa con el Marsella, Didier repitió luego con la Juventus. Es uno de los muchos jugadores que vistieron la camiseta de los clubes con más títulos de ambos países

    Juventus, 33 veces campeón de Italia. Olympique Marseille, 10 veces campeón de Francia. Entre ambos suman 70 trofeos y son los equipos con más títulos de sus respectivos paises. 

    En vísperas del amistoso entre dos equipos con tanta tradición, Juventus.com recuerda la carrera de uno de los jugadores que vistió ambas camisetas, pero que también fue su entrenador: Didier Deschamps.

    COMO JUGADOR

    Si ya sabemos todo sobre la carrera bianconera de Deschamps, releamos lo que decía sobre su etapa francesa HJ Magazine en agosto de 1994, cuando llegó bajo la Mole....

    "La Juve siempre ha hecho buenos negocios en Francia: por ejemplo, por Michel Platini pagó 250 millones al St. Etienne.

    Fue precisamente Michel Platini quien habló a la Juve de Deschamps. Y a Bettega, cuando fue a verle, le impresionó su temperamento y su personalidad, comparándolo con otro grande la historia bianconera, Beppe Furino.

    «¿Furino? No le conozco, pero Platini me ha hablado mucho, dice que fue muy importante para él en sus primeros años en la Juve. Yo espero ser para Baggio lo que Furino fue para Platini», dijo Deschamps a su llegada.

    La carrera de Didier Déschamps fue breve pero intensa.

    Nació en Bayona, al suroeste de Francia, cerca de
    Lourdes, el 10 de mayo de 1968, pocas horas después de una histórica semifinal de Copa de Europa en la que la Juve de Bercellino, Sacco, Magnusson y Menichelli cayó ante el Benfica de Eusebio y Coluna. Se formó futbolísticamente en el Aviron Bayonnayse antes de entrar en una de las mejores canteras de Francia, la del Nantes. Debutó con apenas 17 años en primera división y la temporada siguiente, junto al también jovencísimo Desailly, ya es titular en el equipo que en la Copa de la UEFA es eliminado por el Torino de Radice.

    Deschamps jugó cuatro temporadas y media allí hasta que fichó por el Marsella en otoño del 89. Conquistó enseguida el título francés jugando 17 partidos y marcando un gol. Y debutó con la selección francesa.

    El año siguiente fue cedido al Bordeaux en la peor temporada reciente del Girondins, ya que descendieron. Vuelve a Marsella y repite: segundo título para él, noveno para el club de Tapie.

    Al año siguiente repite triunfo (aunque sería revocado por el escándalo Valenciennes) y sobre todo conquista la Copa de Europa ante el Milan, el primer título continental de un equipo francés.

    Deschamps (agachado, el tercero por la izquierda) antes de la final de Champions de 1996

    «Era un gran equipo, con mentalidad ganadora gracias a la personalidad de Raymond Goethals» dice Didier, «en el que jugábamos Sauzée y yo en el medio, Angloma y Di Meco en las bandas y dos grandes delanteros como Völler y Boksic. Y en defensa, Basile Boli, que decidió la final. Una emoción inolvidable, una alegría enorme. Sabíamos que si salíamos a meternos atrás ante el Milan hubiéramos perdido. Así que fuimos valientes, quisimos tener el balón y obtuvimos premio».

    ¿Pero qué futbolista es Didier Deschamps? La comparación con Furino dice mucho. Es un centrocampista defensivo, zurdo, muy táctico, agresivo en el corte y con buena técnica con el balón.

    Además, tiene un gran carácter. «Soy vasco» dice, sonriendo Didier, «y de esa gente tengo la cabezonería. Cuando se nos mete algo en la cabeza, lo tenemos que lograr. Y ahora mi objetivo es ganar algo con la Juve, quizás el próximo Scudetto».

    Dicho y hecho.

    Deschamps ganó todo lo que se podía ganar a nivel de clubes. Conquistar el Mundial como capitán en 1998 y la Eurocopa en 2000 le convirtió en icono de una entera generación.

    COMO ENTRENADOR

    Para un jugador de su experiencia y su capacidad táctica, el salto a los banquillos era inevitable. Poco después de colgar las botas, en 2001, el Monaco le ofreció su primera oportunidad y allí entrenó a nuestro Patrice Evra. 

    Su obra de arte llegó en 2004, cuando alcanzó inespedaramente la final de Champions League, donde perdió ante el Porto de José Mourinho. 

    En 2006, tras casi un año sin entrenar, la Signora lo llamó para devolver a la Juve a Serie A. Un objetivo que logró con dos jornadas de antelación. 

    Tras la experiencia bianconera, volvió a los orígenes, es decir al Marsella y volvió a conquistar un título para el club 17 años después. Fue la Copa de la Liga francesa, que conquistaron ante el Bordeaux en 2010, poco antes de volver a ganar el título de liga. Luego siguieron dos Supercopas de Francia y otras dos Copas de la Liga (en 2011 y 2012). 

    Llegados a ese punto, fue inevitable su llamada al banquillo de la selección francesa, de la que es seleccionador desde julio de 2012. Disputó el Mundial de Brasil el año pasado y espera ser protagonista en la Eurocopa que organizarán el próximo verano. 

    Share with:
    • 1
    • 3
    • 2
    Information on the use of cookies
    This website uses cookies and, in some cases, third-party cookies for marketing purposes and to provide services in line with your preferences.
    If you want to know more about our cookie policy click here.
    By clicking OK, or closing this banner, or browsing the website you agree to our use of cookies in accordance with our cookie policy.
    OK