07.07.2015 11:27 - in: Eventos S

    Jesse Carver, técnico del octavo scudetto

    Share with:
    • 1
    • 3
    • 2
    #OnThisDay en 1911 nacía el entrenador inglés que nos condujo al primer scudetto después de la guerra, dirigiendo a una de las mejores Juve de todos los tiempos
    Empezando por la izquierda y en pie: Parola, Viola, Bertuccelli, Mari, J. Hansen, K. Hansen, Bizzotto y el entrenador Carver; Agachados: Manente, Boniperti, Muccinelli y Praest

    Hace ya más de un siglo nacía el entrenador que llevó a Turín el “Tricolore” tras el periodo más largo sin títulos para la Signora: 15 años, entre el último Scudetto del “Quinquennio d'Oro” y el de la temporada 1949/50. 

    Se trata de un entrenador inglés llamado Jesse Carver. 

    Verano del '49. El “Gran Torino” ya no estaba, la tragedia de Superga fue un duro golpe para nuestro fútbol. Las barreras volvieron a abrirse y la Juve, que ya tenía al mejor talento del campeonato,  Boniperti, se enriqueció con nuevos campeones. 

    Llegaron el portero Giovanni Viola, el lateral Bertuccelli, el centrocampista Piccinini, y el delantero Vivolo. A ellos, Parola y Muccinelli, se les unen el sudamericano oriundo Rinaldo Martino y los daneses Paest y John Hansen. Tres extranjeros, como marcaba el reglamento, y todos muy buenos. 

    Martino Rinaldo Fioramento nació en Rosario, Argentina. Llega de un club que continuamente forma a jugadores importantes, el San Lorenzo de Almagro. La piel oscura, la sonrisa, plena y cálida, dos enormes piernas hacían que fuera inconfundible en el centro del campo. Brillante tanto en sus genialidades como en la capacidad de anotar. En 33 partidos convirtió 18 goles, nada mal para ser el primer año. 

    Los otros dos “forasteros” son el típico estereotipo, como se suele decir. Forman parte de la colonia danesa llegada a Italia desde el norte después de las Olimpiadas de Londres. Potentes, geométricos y despiertos, John Hansen es un acróbata, fortísimo de cabeza y con una gran zurda. Sin miedo ante nada. Praest tiene un regate largo e incisivo, acompañado de un exquisito toque para asistir a su amigo Hansen. 

    Pero se necesita un timonel para este barco lleno de fueras de serie. Esto es lo que se escribe en Hurrà Juventus, la histórica revista bianconera: 

    "A consejo de Stanley Rous, entonces presidente de la Federación Inglesa, la elección recae sobre un británico tanto de pasaporte como de maneras, Jesse Carver, que trae todo lo nuevo que uno pueda imaginar: trabajo, mucho trabajo y marcajes en zona, en contraste con las teorías de las mayoría de técnicos italianos."

    Antes de llegar a Turín, Carver, ex jugador del Blackburn Rovers y del Newcastle, se había formado como entrenador en el club holandés Xerxes, antes de ser nombrado seleccionador de Holanda y acumular una experiencia de un año en el Millwall.

    En esta foto, junto a Jesse Carver, está el ciclista Fausto Coppi

    Con él en la Juve "se entrena por la mañana y por la tarde, se hace ejercicio como no se había hecho antes, y se dan lecciones en la pizarra para aprender los sistemas. No todos los bianconeri le siguen ciegamente, pero como de costumbre lo que cuentan son los resultados".

    "El equipo, con zona o sin zona, hace un gran campeonato, juega un fútbol espectacular con el que encaja algún gol de más pero haciendo ellos muchísimos, de todas las formas y prácticamente con todos los jugadores, dejando aparte al portero".

    La Juve empieza con todas las ganas y se coloca en cabeza desde la primera a la última jornada: 5-2 a la Fiorentina, con hat-trick de John Hansen y goles de Boniperti y Martino. Después, 3-1 a la Lazio, 4-0 al Bari, 1-0 al Milan, 3-0 a la Triestina. 

    Casi todo culpa del quinteto de ataque, al que dan su contribución Boniperti y el pequeño y escurridizo Ermes Muccinelli. En el papel de muro se agiganta el excelso Carletto Parola, quien tiene como punto fuerte la chilena. Cosa que hace de maravilla. 

    Parece un paseo, y quizá lo hubiera sido, si el  5 de febrero del '50, en un estadio Comunale desbordado, el Milan de Gren - Nordahl - Liedholm no hubiese infligido una dolorosísima derrota a la Juve líder en solitario. 7 a 1, la Juve con diez por expulsión de Parola, y en resumen una jornada muy negra. 

    Pero que fue rápidamente olvidada, sepultada bajo el peso de otras victorias: 3-2 a la Triestina, 2-0 al Atalanta, 4-1 al Venezia, 6-1 al Genoa, 6-2 al Como, 4-3 al Torino, 4-2 al Inter, y etcétera, hasta el scudetto número ocho, conquistado con semanas de anticipo. 62 puntos por los 57 del Milan segundo, 28 victorias, 100 goles conseguidos y 43 encajados, John Hansen máximo goleador con 28 dianas y Boniperti a la zaga con 21, estando también enorme Martino, director sin parangón y autor de 18 tantos.

    El scudetto volvía a llegar, y los aficionados regresaban al séptimo cielo.

    Es quizá la Juventus más fuerte que recuerdo

    Giampiero Boniperti

    A las órdenes de Carver, ese año, se vio a una de las mejores Juve de siempre. 

    No se repite al año siguiente y en agosto de 1951, tras una temporada de altibajos, es relegado de su cargo. El técnico de Liverpool entrenaría a otros seis equipos italianos – incluidos los dos equipos de Turín y de Roma. Moriría en Bournemouth en 2003, el mismo año que el “Avvocato”, quien lo había elegido personalmente para liderar el retorno de la Signora. 

    Share with:
    • 1
    • 3
    • 2
    Information on the use of cookies
    This website uses cookies and, in some cases, third-party cookies for marketing purposes and to provide services in line with your preferences.
    If you want to know more about our cookie policy click here.
    By clicking OK, or closing this banner, or browsing the website you agree to our use of cookies in accordance with our cookie policy.
    OK