13.03.2016 17:28 - in: Champions League S

    Cómo jugó el Bayern en Turín

    Share with:
    • 1
    • 3
    • 2
    Un análisis táctico del partido de ida para entender mejor los puntos fuertes y débiles del equipo de Guardiola

    El recuerdo del 2-2 en el Stadium aún está fresco en los ojos de todos. Mientras que durante estos días habrá declaraciones de intenciones de ambos equipos, junto a las opiniones de periodistas y expertos, con este artículo queremos dar de nuevo voz al campo: con la ayuda de números y esquemas trataremos de entender el partido visto en la ida, qué partido se puede esperar en la vuelta y, sobretodo, cuáles son los elementos vulnerables en el juego del Bayern.

    LA BÚSQUEDA DE LA VENTAJA TERRITORIAL

    Guardiola ha utilizado hasta ahora 11 sistemas de juego en 29 partidos, con disposición variable de 3 0 4 en defensa, pero los principios de juego utilizados han sido siempre los mismos.

    Como recordaréis, el equipo bávaro se hizo fuerte en nuestra mitad del campo con Vidal como último hombre en nuestros tres cuartos, para tratar de buscar la máxima ventaja territorial (66%): el centro de equilibrio siempre estuvo muy alto (58.3m), así como la líneas del fuera de juego. El Bayern juega de manera muy agresiva, tratando de recuperar el balón en la mitad rival del campo y tratando de dominar la fase de posesión (71% en el primer tiempo, 62.5% en la segunda parte). 

    La disposición táctica inicial

    En Turín también fue alta la disposición para recuperar el balón, a 43,6m de la portería de Neuer, con el equipo muy corto (29,3m).

    La característica del juego de Guardiola es la de llevar a todos los futbolistas a la mitad rival del campo, para que en caso de pérdida pueda empezar enseguida la fase de cobertura. El mantra es el de defender en un espacio grande y atacar en un espacio pequeño, justamente lo contrario de lo que sucede en Italia.

    El gráfico de los balones recuperados

    Importante para la economía de juego en el Stadium fue Thiago Alcántara, que además de crear tres ocasiones recuperó hasta ocho balones, manejando perfectamente los tiempos. En el gráfico se ve cómo la filosofía de juego es la de recuperar el balón en cada zona del campo, y mejor si es cerca de la portería rival. 

    Si como vimos fue grande la diferencia en el total de juego creado (797 balones jugados por el Bayern,  461 por la Juve), la Signora fue más eficaz en proporción (89 jugadas útiles por cada lado), señal de que no es tanto la cantidad como la calidad de los toques de balón lo que cuenta para el resultado final. 

    Pass matrix (min. 8 pases) que evidencia el desarrollo de las acciones en amplitud
    EL ALARGAMIENTO DEL JUEGO POR LAS BANDAS

    La estadística dice que el 25% de los goles marcados por el Bayern llega de centros desde las bandas, lo que testimonia una importante utilización de todo el campo y una gran capacidad de ganar los duelos individuales, 47%, especialmente en las bandas.

    Partimos de este principio: en la fase de posesión, Guardiola hace que sus jugadores de banda estén muy largos para poder cubrir una mayor porción del campo en fase ofensiva. En la fase de no posesión, el equipo se repliega y hace presión sobre quien lleva el balón. El juego de toques hace mover el balón de un lado a otro del campo, y mientras que esta posesión avanza los compañeros buscan desmarques y llegadas para tratar de crear espacios. 

    Mirad como juega largo y arriba, Douglas Costa, por ejemplo

    Por la izquierda, en Turín, Douglas Costa – que jugó incluso por delante de Lewandowski en algunos momentos del partido – puso nueve centros pero también perdió un número elevado de balones (hasta 24), intentando sin éxito cinco regates. Esto evidencia también un cierto margen de error cuando los futbolistas intentan la jugada personal, la que garantiza la imprevisibilidad de la acción.

    Tal y como vemos en los gráficos de abajo, en el primer tiempo los ataques llegaron sobre todo desde la derecha, por la parte de Robben, mientras que en el segundo el Bayern encontró más equilibrio ofensivo. Desde las bandas llegaron los dos contra uno, los regates y los centros que resultan decisivos para la maniobra bávara. En Turín, los chicos de Allegri mandaron a buen puerto 26 centros de 27, por 12 de los bianconeri. La Juve buscó por su parte tratar de golpear al Bayern a base de pases verticales o cambiando rápidamente de lado la acción para coger la defensa alemana al contragolpe. 

    Los ataque en el primer tiempo
    En la reanudación, más equilibrio

    Jugar con laterales muy altos (Douglas Costa, Coman o Ribery), hace posible el objetivo del cambio de juego y del uno contra uno: dos filosofías de juego de difícil aplicación en Italia. Pero esto también expone al Bayern a los peligros de un equipo más desguarnecido cuando es presionado arriba y se le pilla por sorpresa, como veremos a continuación. 

    EL MOVIMIENTO CONTINUO
    Las áreas de acción de sus referencias ofensivas

    Lewandowski se movió mucho, como se ve en este esquema, pero no fue el único: todos los jugadores de Guardiola se mueven continuamente, entrando en los espacios habilitados por los jugadores rivales que se ven obligados a seguir los movimientos de los bávaros. No existen posiciones fijas en la idea de fútbol del técnico catalán, busca las inserciones y los movimientos rápidos para engañar a las defensas oponentes. Esta manera de jugar expone sin embargo al Bayern a una cierta debilidad entre líneas, cuando un balón es interceptado  y la maniobra de contraataque comience antes de que un jugador rojo pueda regresar a su puesto tras el corte. 

    EL PAPEL DE VIDAL
    El touch map del chileno

    Más dinámico y explosivo que Xabi Alonso, el chileno se situó por delante de la defensa, si bien también jugó entre los dos centrales (Alaba y Kimmich) con el objetivo de crear superioridad numérica en la fase de maniobra. Con un jugador fijo atrás (Vidal), Alaba y Kimmich se convirtieron en medias alas, mientras que Lahm asumió la posición de mediocentro para garantizar una opción más para el pase, además de habilitarse para el uno-dos con Muller.

    Jugando como último  hombre (de Bonucci, para entendernos), Vidal casi nunca arriesgó con el pase, hasta el punto de jugar casi todos los balones (39) de forma segura con Alaba. Arturo es quien más balones jugó en el partido de ida (131), tratando de mandarla arriba más con pases largos (9 positivos) que con el balón sobre el césped. El chileno interceptó además 4 balones, recuperando 3. 

    EN ATAQUE

    El de abajo es un ejemplo de cómo el Bayern trata de aniquilar al rival con el movimiento de balón, para después golpearlo. Lahm, como leímos antes, se propone para el dos contra uno con Muller, que cubre la parte del campo liberada por la eventual llegada de su compañero. Por las bandas, Douglas Costa y Robben juegan muy largos. Así se crea espacio para las inserciones de Bernat y Thiago Alcántara, el jugador que más busca el dar equilibrio a la creación en el centro del campo. Alaba hace casi de media a la, mientras que el hombre que garantiza la cobertura en caso de contraataque es Arturo Vidal. 

    La posesión de balón media del Bayern es de hasta 39 minutos. El 80% de los goles marcados ha llegado tras una larga acción en la que han intervenido muchos jugadores. Es importante subrayar que si bien es de 640 la media de pases por partido, con un 80% positivos, los útiles por encuentro son de apenas el 14% (115).

    El 91% de las acciones empiezan desde atrás, en la mitad propia del campo. De hecho, el equipo bávaro realiza una media de más de 350 pases en corto en la mitad propia del campo.

    Interesante señalar cómo la derrota contra el Mainz de Martin Schmidt (la segunda de la temporada del Bayern) fue con una formación de 5-2-3. También la primra derrota llegó contra un Borussia Mönchengladbach que utilizó un 3-5-2 desplegado por André Schubert, con cinco defensas en fase de retaguardia gracias a la escalada de dos laterales en el centro del campo. Si dos indicios hacen una prueba – escribe la web “Ultimo Uomo” – el Bayern encuentra dificultades contra equipos que le imponen atacar en igualdad numérica enla última línea

    EN DEFENSA

    ¿Cómo defiende el Bayern? En todo el campo. La característica principal es la de buscar al portador del balón para reconquistar el esférico, así gana Guardiola los partidos.

    Es mucha la densidad de jugadores con la camiseta roja en el centro del campo. Jugar moviendo mucho el balón, imitando al Bayern, no da resultado: tal y como se vio en el partido de ida, el mayor peligro llega cuando – interceptado el balón – los bianconeri han iniciado deprisa la maniobra de contragolpe, cambiando de juego o buscando un pase en largo para tratar de coger descolocada la defensa bávara, como en esta ocasión.

    En el específico, Marchisio roba el balón y asiste a Mandzukic con un solo pase. 

    QUÉ HACER (Y QUÉ EVITAR)

    Será por tanto importante no hacer pases a dos o tres metros, que exaltan la gran agresividad de los jugadores del Bayern, y cambiar rápidamente de juego donde su amplitud sobre el campo les lleva a estar descubiertos. Del análisis de los partidos de Bundesliga se evidencia que si el equipo rival se encierra demasiado atrás, los jugadores de Guardiola son inabordables (elevadísimo el porcentaje de pases en el Stadium, 89.3%), con los  continuos cambios de juego y los movimientos altos para no dejar puntos de referencia. Agresividad, presión alta y contragolpes veloces podrían ser buenas armas para ponerles en dificultad y golpearles, como demuestran estas imágenes. 

    Vidal busca el pase en vertical, pero Pogba intercepta el balón.

    El francés se aproxima a Arturo pero, antes del contacto, descarga el juego sobre Dybala, alargándolo en contragolpe. Mientras tanto Mandzukic y Cuadrado, más veloz que su marcador directo, ya vuelan a la portería. 

    El pase al medio llega en condiciones de superioridad numérica. La ocasión es buena pese a ser fallada por el croata – quien tendría ocasión de rehacerse a continuación, propiciando las dos acciones de los goles bianconeri en la reanudación. 

    Share with:
    • 1
    • 3
    • 2
    Information on the use of cookies
    This website uses cookies and, in some cases, third-party cookies for marketing purposes and to provide services in line with your preferences.
    If you want to know more about our cookie policy click here.
    By clicking OK, or closing this banner, or browsing the website you agree to our use of cookies in accordance with our cookie policy.
    OK