21.05.2017 17:00 - en Serie A S

      Palabras de Campeones

      Share with:
      • 1
      • 3
      • 2
      En las frases de los bianconeri a menudo hay más que simples declaraciones. Están los secretos del éxito

      Cuando entro al vestuario y veo a Barzagli cansado, voy y le digo: «Barza, tienes un límite, es el momento de que pares un poco». Es una manera como cualquier otra para mantenernos vivos, estimularnos y sólo lo puedes hacer cuando en el otro lado hay una relación de igualdad, de confianza y de gran cariño.  

      Gianluigi Buffon

      Imaginarse la escena aquí descrita es tan fácil como agradable: pocas cosas hay tan “deliciosas” como las anécdotas de vestuario. Si se va más allá de la charla entre dos toscanos, si se lee con atención, hay mucho más. Están todos los ingredientes que conforman un grupo ganador. “Estimularnos”, “relación de igualdad”, “confianza”, “cariño”... No son solo palabras. Son  los ladrillos con los que la Juve ha construido su Muro.

      Lo importante es que la Juve gane y no importa si juega Pjanic, Marchisio o yo. No importa el sistema sino la manera de interpretar los partidos: importa que todos luchen

      Sami Khedira

      El análisis de las declaraciones de los bianconeri se revela como un ejercicio útil porque, más allá de los estudios técnicos y tácticos, explica cómo veinticinco hombres se pueden convertir en una única cosa. “La importante es que la Juve gane...”, “No importa... ”, dice Sami Khedira. ¿No os recuerda al “claim” original “En la Juventus ganar no es importante, es lo único que cuenta”? Khedira es alemán y domina poco el italiano, pero para ciertas cosas no hace falta diccionario, se te graban en la mente y empiezan a formar parte de ti. Y cuando esto le sucede a quien está en el corazón del juego, entonces esas frases se transforman en hechos.

      ¿Quién es el mejor? Ninguno: Dybala no es mejor que Mandzukic, Mandzukic no es mejor que Dybala... Todos nos complementamos, porque tenemos características diferentes y ésta es nuestra fuerza

      Juan Cuadrado

      Igual que las piezas un puzzle, cada uno es único e indispensable. El “nos complementamos” de Cuadrado” es la explicación, la más simple posible y por ello aún más eficaz, de cómo el balón con la Juve puede elegir cómo dirigirse hacia la portería rival. Puede valer un regate fulminante, un zurdazo aterciopelado, un remate de cabeza, un tiro picado, una acrobaci... Arriba siempre se encontrará la solución adecuada.

      La Juve no debe vivir de reacciones, sino de equilibrio

      Massimiliano Allegri

      Mantener la tensión alta durante toda la temporada, sin excesos. Allegri ha tenido una vez más la capacidad de dar una fuerza disruptiva a una palabra, “equilibrio”, que en el fondo es sinónimo de tranquilidad, de moderación. Sin embargo, con el mister cambia de significado y suena más como lucidez implacable. Sopesar el momento, no dejarse llevar por la euforia cuando las cosas van bien, la mayoría de las veces, o perder la ilusión tras una derrota, en pocas ocasiones, son una de las claves de la gestión del grupo.

      Al mismo tiempo, cuando se dispone de una plantilla amplia y de calidad es fundamental involucrar a todos en el proyecto, también a los que necesariamente van a jugar menos.

      Allegri ha sido un maestro a la hora de involucrar a todo el mundo en el proyecto, gracias también a una cualidad que pocos técnicos en el mundo tienen de manera tan evidente: la capacidad para leer los encuentros, no sólo con el partido en juego, sino también antes de saltar al campo, casi como si ya los hubiera vivido, para después intervenir durante los 90 minutos y, en el momento en que fuera necesario, cambiar el resultado. Lo ha repetido a menudo durante estos años: «quien salga desde el banquillo puede ser más decisivo que quien ya está sobre el campo». En resumen, se juega con 14, no con 11. Un concepto que otros habrían presentado como revolucionario y que él lo consigue hacer como si fuera algo banal.

      Con la misma perspectiva a largo plazo con la que Allegri plasma los partidos, también diseña todo el año. Hay momentos puntuales en los que se decide el destino de una temporada y hay que leer los detalles que te permiten aprovecharlos. La preparación física, obviamente, pero también, y quizá especialmente, la preparación mental: los músculos pueden trabajar al máximo, pero si la cabeza no está preparada, no llega con correr. Para prepararla no hacen falta necesariamente discursos llenos de adrenalina. “Responsabilidad” es la palabra clave: Allegri ha sabido hacer que cada uno de sus jugadores sea capaz de comprender que para ganar, para entrar en la Leyenda, hay que salir en cada partido con seriedad, siendo agresivos, pero también les ha enseñado a dosificar las energías en el transcurso de un mismo partido, porque dentro de tres días hay que jugar otro. Y también hay que ganarlo.

      Plasmar un grupo que tenga el deseo de mejorar cada día no sólo la técnica, aspecto sobre el que Allegri insiste a menudo, sino también la capacidad de gestionarse, es otro éxito extraordinario que va más allá del campo. Porque conseguirlo significa crecer como hombres. Y esto, en el fútbol, quiere decir construir campeones.

      Share with:
      • 1
      • 3
      • 2
      Information on the use of cookies
      This website uses cookies and, in some cases, third-party cookies for marketing purposes and to provide services in line with your preferences.
      If you want to know more about our cookie policy click here.
      By clicking OK, or closing this banner, or browsing the website you agree to our use of cookies in accordance with our cookie policy.
      OK