21.05.2017 17:00 - en Serie A S

      #LE6END

      Share with:
      • 1
      • 3
      • 2
      El sexto scudetto consecutivo: un triunfo que nace de las ganas de no detenerse nunca

      Esta historia, la del scudetto de la Leyenda, empieza hace más de un año. El 25 de abril de 2016 para ser exactos. La Juve acaba de ganar su quinto título consecutivo, coronando una temporada memorable, una remontada histórica. Y lo celebra, como es justo que lo haga. Pero cuando ya se están apagando las brasas, en la cabeza de todos, aparece un pensamiento: “Nadie ha ganado nunca en Italia seis scudetti seguidos...”. Es en ese momento, en ese preciso instante, cuando la Juve comienza a construir la victoria de este año.

      Llamadlo como prefiráis, porque lo han definido de muchas maneras: “hambre”, “mentalidad”, “ADN ganador”... En realidad, no existe una palabra para explicar estas ganas de no detenerse, nunca, que desde el Presidente Agnelli, a Pavel Nedved, a Giuseppe Marotta, a Fabio Paratici, ha contagiado a todos en estos seis años increíbles, convirtiendo al equipo en un rodillo.

      No detenerse nunca no sólo significa comenzar a pensar en la próxima victoria mientras estás celebrando la última. Significa sobre todo comenzar a trabajar para hacerlo posible: en junio la Juve ya era más fuerte que antes, con Pjanic y Dani Alves. Y era sólo el inicio, porque durante el verano llegaron también Benatia, Higuaín, Pjaca y, tras sólo unas pocas semanas lejos de Turín, regresaría del mismo modo a la base Juan Cuadrado.

      No detenerse nunca significa estar preparados para comprender cuándo llega el momento de plantearse las certezas propias, lo sólidas que son, y cambiar. Aunque desde la quinta jornada hayas empezado a dejar atrás a todos. De esta manera es posible que el 22 de enero Massimiliano Allegri regale una de las más bellas sorpresas de la temporada. Basta con la defensa de tres, junto a cuatro delanteros, Cuadrado, Dybala, Mandzukic e Higuaín, más Pjanic, para dictar los tiempos del juego. Y que levante la mano quien, leyendo la alineación aquel día, no se hizo la siguiente pregunta: “¿Y quién recupera el balón?”. Muy fácil, todos. 
      No hay un sólo hombre en este equipo que no esté dispuesto a dejarse el alma para cubrir a los rivales. No importa la posición, no importa el nombre. Importa ganar.

      No detenerse nunca significa ir desde el primer minuto a por el partido. Luchar hasta el final, como recita el mantra bianconero, es fundamental, pero si se puede hacer con algún gol de ventaja, mucho mejor. Por esa razón, que 24 goles de los 75 anotados hayan sido en la primera media hora de juego no es una simple estadística, es un signo inequívoco de fortaleza.

      No detenerse nunca en el Stadium es casi una obligación, que la Juve ha asumido con una racha de victorias que ha durado 33 partidos y que supone un nuevo récord en Italia.

      No detenerse nunca, en definitiva, es lo que repetimos también en este momento. Porque la temporada no ha terminado, porque aún no nos basta. Y porque sabemos que ahora, después del sexto triunfo consecutivo, comenzarán a llover las preguntas del tipo: “¿Cuál es el scudetto más bonito?”. La respuesta, os guste o no, será siempre la misma: “El próximo”.

      Share with:
      • 1
      • 3
      • 2
      Information on the use of cookies
      This website uses cookies and, in some cases, third-party cookies for marketing purposes and to provide services in line with your preferences.
      If you want to know more about our cookie policy click here.
      By clicking OK, or closing this banner, or browsing the website you agree to our use of cookies in accordance with our cookie policy.
      OK