emoli.jpg

Nos ha dejado Flavio Emoli

SHARE
Nos ha dejado Flavio Emoli
Nos ha dejado Flavio Emoli
Nos ha dejado Flavio Emoli

Ya no está entre nosotros un gran jugador de la Juventus durante ocho temporadas, desde 1955 hasta 1963: se trata de Flavio Emoli, quien ha fallecido en el hospital, en Génova.

Nacido en Turín el 23 de agosto de 1934 y formado en la cantera juventina como otros campeones del pasado y del presente, se da a conocer al público como el clásico medio, hombre irreductible en el centro del campo cuyo empuje vigoroso y dinámico habría podido contrarrestar las acciones de cualquier delantero.

emoli lunga.png

Dueño de la parte derecha del centro del campo, su marcaje era, como se hacía en aquellos tiempos, casi “al hombre”, protagonizando a menudo espectaculares duelos con el extremo de turno. Esculpido en roca, testarudo y generoso, Emoli se dejó la piel en cada campo de Italia. Representó uno de los puntos fuertes de la Juventus de Charles y Sivori, con grandes méritos en la conquista de tres scudetti (1957/58, el de la primera estrella, 1959/60 y 1960/61) y dos Coppe Italia (1958/59 y 1959/60).

Bajo la dirección de Paul Amaral, con 28 años recién cumplidos, se convirtió en un extraordinario jugador de la defensa. Contundente y propenso a enfangarse en la pelea: características de un luchador de raza. Cambiando de puesto, y actuando por la banda, llegó a jugar incluso con mayor eficacia e importancia.

Durante su trayectoria humana y deportiva, Flavio Emoli siempre ha sido alguien sobrio e íntegro, como cuando dio sus primeros pasos en la Juventus con Luigi Bertolini y Sandro Puppo, representando, como escribió Hurrà Juventus en febrero del ’63 “el prototipo de la seriedad y de la modestia personificada. Un raro ejemplo de virtud que enseñar a las futuras generaciones futbolísticas”.

Relacionado